1
Albañilería confinada

La Albañilería confinada es un sistema constructivo donde se utilizan ladrillos o bloques de concreto, enmarcados por elementos que los confinan, para darle mayor resistencia al muro, cuando venga un terremoto. Logrando que los cimientos, los techos y las columnas de los costados funcionen como un marco que haga fuerte al muro hecho de bloques.

 

Por ejemplo si se trata de un muro en el primer piso, los elementos confinantes horizontales son la cimentación (1) y la viga de amarre (2), mientras que los elementos confinantes verticales son las columnas de sus extremos (3). La separación máxima entre columnas debe ser menor que dos veces la altura del entrepiso.

 

Para que los bloques y los confinamientos funcionen en conjunto, primero debemos construir la cimentación, dejando los refuerzos de las columnas de los extremos, embebidas en ella. Luego hacemos el muro con los bloques, siempre en dos etapas: primero hasta media altura y luego hasta el techo. Después vaceamos las columnas encofrando dos caras y usando los bloques en su borde para cerrar las cajuelas de los encofrados, de este modo funcionan como un todo.

 

No debemos usar ladrillo pandereta, pues este tipo de bloque se rompe súbditamente cuando durante un terremoto el muro se deforma, lo hace sin previo aviso y por ello los techos pueden caerse sobre el piso, aplastando a los ocupantes y muy posiblemente causando su muerte.